Jesús Amigo de Betania

 silueta

JESÚS AMIGO DE BETANIA

En el seno de mi hogar hay, buen Jesús,
penas muy hondas y secretas.
Sí Tú reinaras entre los míos,
con toda la intensidad del amor que Tú mereces,
ah! no habría en mi casa tantos ni tan amargos pesares!
Ven, ven OH! amigo de Betania,
pues en mi familia hay alguien que está enfermo y Tú le amas
Cuando Tú estás,
hasta las mismas penas son suaves
y a tu lado las espinas son bálsamo de paz!

Ven pues y no tardes!
Apresúrate porque mi hogar está herido
con la ausencia de seres queridos que faltan en él,
padre, madre y hermanos,
todos crecimos juntos al pie de la Cruz.

Ah! y después esa misma Cruz,
por voluntad del Cielo,
nos ha ido separando del nido santo del hogar.

Ten piedad de esos amados ausentes
que trabajan y luchan lejos de la familia,
y tal vez también lejos de tu altar.
Oh! Ven pronto a nuestro lado, jesús.

Maestro, hermano, amigo del alma,
Jesús querido, ten misericordia
también de los míos que murieron,
de aquellos que volaron a la eternidad en seguimiento tuyo…!

Duermen en paz porque te amaron
y porque Tú eres infinito en caridad…
Más al irse, nos dejaron
sombras y tristezas en el alma,
espinas y una tumba en el camino…
Ah! pero bien sé yo que en Tú corazón amabilísimo
no puede haber separaciones;
en él donde está la vida desaparece la horrible muerte.

Por eso te pido paz sobre sus tumbas.
Y los que hemos quedado gimiendo en este valle de lágrimas,
dadnos la resignación que levanta el desapego de la tierra
y el amor al sufrimiento que nos una inseparablemente a Tí,
dulce Amigo de Betania.

No cierres todavía la preciosa herida del costado,
tengo que pedirte en especial Señor por los que sufren,
por aquellos, Jesús mío,
que te buscan con los ojos cansados de llorar,
por tantos a quienes la desgracia, los duelos,
las decepciones, la pobreza,
las enfermedades o sus propias flaquezas han herido de muerte.

Nazareno amabilísimo Tú sabes
cuán punzantes son las espinas del camino!
Consuela a los atribulados, ten piedad de los que sufren y
ven a ellos Amigo de Betania.
De mí no te he hablado,
porque me he confiado
sin reserves a Tú Divino Corazón.
Tú que tanto me amas
y que eres el único en comprenderme
no querrás seguramente olvidarme…

Oh! Jesús, escucha mi última plegaria,
unida siempre a la agonía de Tú Corazón
Sacramentado; inclínate y bendíceme benigno.

Amen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

www,ricardoego.com